Ese día

P1190014

Dibujo; Acrílicos sobre papel. http://acuarelasjga.blogspot.com

Y vi en el vergel
tu carita la luz matinal de verano
vislumbraba hermosura,
llevabas en la frente un ramillete
de tulipán y alhelí.
Te vi en el vergel
y tu rostro a la luz de la tarde
naranja,
atisban de tus ojos unas perlas
brillantes.
Te vi en el vergel
y la luna y las estrellas junto a tu
tez brillaban como nunca.
Será tal vez que conjugaban ese
día el gran amor que sentía y quiso
pensar que no fuera pasajero, que el
sol brillara, que la tarde fuera naranja
y que la luna fuera diáfana.

 

Anuncios

Melancolía

65944_1

Entró esa mañana por el ventanal,
pavonada de aquel cuarto vetusto y pequeño,
un aire frío y húmedo que jamás había sentido
presagió tal vez que más tarde volcaría en un papel
los sentimientos más tristes.

De carne viva su alma, su espíritu y su cuerpo
un dolor las palabras le hacían.
Muy crecido el cabello y la barba tenía, y desemperezar, y levantarse
del lecho un gran esfuerzo le producía, se bañó y se vistió,
y ese presentimiento que llega,
encrespó hasta las más pequeñas fibras nerviosas.

Se acercó al abismo y al filo,
trémulo de miedo, el viento húmedo soplaba
y él ni un gesto ni un escalofrío.

Era él, solo con el abismo
las rocas, la tierra, el musgo, suyo era,
un largo rato quieto estuvo
y el día era gris, gris como el ánimo que tuvo
todo el día.

Y otra vez ese viento frío y húmedo
reacciono y miró a lontananza inclina la cabeza,
su corazón palpitó con fuerza, cerró sus ojos,
frunce el ceño, tensa el cuerpo, aprieta los puños,
era el abismo y él, dio un respiro hondo y profundo,
se resignó y se alejó del abismo, de aquel abismo tortuoso y profundo

Mi alma

5930080634125769

m.artelista.com/dibujo-tecnica-carboncillo-copyright-T3P0E0V0-0-0L0A100-p124.html(Maribel Villamediana)

Oh Alma
que está desesperada
que caes por un abismo sin fin,
la soledad está por donde miras
y mina cada día que pasa tu ímpetu.

Oh Alma
siento tú agonía
tú llanto como los ríos bravos desbocados.

Oh Alma
con frenesí arañas ido,
como si estuvieras enterrado en vida
la más terrible sensación; ahogo, ira, frustración.

Oh Alma
eximirte quisiera de todo este sufrimiento.

Oh Alma
eximirte quisiera de todo esta desventura.

Oh Alma
eximirte quisiera de toda estas cadenas.

Oh Alma
no podemos.

Oh Alma
todo hay que entregarlo.

Mi musa

8534a5d86d41880491fba57b50de7c02

Se acabó, simplemente no se presentó,
mustia se encuentran los pensamientos
que obligan al cuerpo estar indiferente.

Sentado apoyando sus brazos en la mesa,
con hendiduras y arañazos y alguno que
otro apunte fugaz, una lámpara, un papel y un lápiz.

Inclinando su cabeza hacia el frente
como para hacer una oración hizo una introspección larga y profunda.

Sintió la brisa del mar, esa brisa de mar con olor a una mañana de invierno que
le hizo despertar.

Volvió a su papel y su lápiz en el hizo unos trazo como tratando esbozar algún ensueño
o recuerdo, inconsolable en su deseo de plasmar algo nuevo, más inerte testa y mano,
se volvieron.

Reviso libros apuntes y cuanto tuvo al frente,
acaso le pidió al silencio unas palabras de aliento,
y no cedió en su intento,
él era de arrostrar al menor soplo de mal viento.

Era ya tarde y el papel tan albo como una de las Calas solo pudo escribir cuatro letras
simples y sencillas musa,
y se dijo satisfecho ella es vida, ella es amor, ella es poesía.

Niñez perdida

chimney

Chimney sweeper. Vía Pinterest.(https://lacasavictoriana.com/)

Con un rostro macilento
ojos tristes y deprimidos,
veo niños trabajando como esclavos,
sin futuro y sin destino.
Desde pica piedras hasta estibadores
desde el alba hasta que el sol se oculta,
desamparados pregoneros de una aciaga realidad.

Con sus manos callosas y curtidas
como un adulto,
dan el jornal del día, a su madre querida.

Del colegio ni hablar
cansados por el trajín anterior,
en su carpeta habitual se quedan dormidos.

De la escobilla hace su muñeca
del ladrillo un coche,
juegos ya olvidados y destruidos por labores
que a su edad no deberían hacer.

¿Pero hay al final una luz de esperanza?
¿Habrá en el fondo de sus almas una recompensa?

A mi hija

bebe-en-brazos-dibujo

Y era Enero

cuando nació,

mi vida mi ilusión,

mi bollito de azúcar.

 

Y era Enero

Inicio del mes estival

el sol brilla en lo alto,

los jardines los campos

se llenan de flores y todo vive.

 

Y era Enero,

tus manitos me abrazaron

dándome la bienvenida a la vida

y ese sol de enero fue diferente.

 

Y era Enero

tus ojitos pequeños y soñadores

inspiraron sentimientos nuevos,

tu cabello negro azabache

tu piel rosadita y tersa,

como el pétalo de una rosa.

Y era Enero

y el cielo más celeste que nunca

dejo ver las estrellas, y una estrella

nueva nació más en el firmamento.